¡Hola! ¿Qué tal llevas esta nueva vida? 

La verdad es que yo lo llevo bastante mal, me siento apática y sin energía pero cuando leo los mensajes que me mandan mis clientes y los comentarios, llego a la conclusión de que este sentimiento de vivir una realidad irreal es común, pero en nuestras manos está amoldarnos a la nueva vida, disfrutarlo y sacar conclusiones.

Hoy te voy a hablar de los dichosos complejos y cómo superarlos.

Llevo cinco años trabajando como estilista personal ayudando a mis clientas a conseguir la imagen que desean para sentirse mejor, pero en muchos casos la propia persona por sus complejos se limita a los cambios y no obtiene los resultados ansiados por esta emoción limitante. 

Por eso me ha parecido que sería interesante hablar sobre este tema y trabajarlo antes de trabajar lo exterior, si tu interior no está listo para el cambio es imposible que se refleje por fuera.

Lo primero de todo:

¿De dónde vienen los complejos?

Si alguna vez has sido criticada en tu pasado por tu físico, te puede haber marcado durante muchos años, la educación que te han inculcado puede interrumpir lo que percibes de tu imagen, si un niño no recibe cumplidos de sus padres mientras hacen cumplidos a todo el mundo, es posible que tengas una mala imagen de ti misma.

La mala percepción de ti misma: Cuando uno se mira al espejo muchas veces no le gusta lo que refleja. La imagen que tenemos todos los días es la imagen reflejada por el espejo, pero no es la realidad porque no podemos ver el encanto de una persona solo a través de una imagen.

Las redes sociales: La vida en redes sociales es la vida en escena, las personas sólo publican lo que les interesa, lo que quieren que otros perciban, no toda la realidad. No te compares con nadie.

El marketing: Las imágenes transmitidas por los medios de comunicación muestran a las mujeres perfectas, estas mujeres viven de ello, son profesionales de la imagen y viven por y para ello, no te compares con una imagen que te gusta pero que por detrás hay un sinfín de horas de preparación,edición de la fotografía etc. está muy lejos de nuestra realidad cotidiana.

Los complejos pueden venir de la inseguridad personal.

No soy alta, estoy gordita, tengo la piel blanquita, parezco….cuidado como te hablas a ti misma, como tienes un respeto por los demás contigo misma debes tener lo mismo, no eres menos que nadie, y no te trates a ti misma con exigencia y dureza.

Cambia el modo de hablarte a, estoy gordita pero tengo el escote bonito, no soy alta pero puedo llevar tacones, soy blanquita pero ahora está de moda, voy a potenciar mi tez blanquita en vez de descuidarlo con tanto sol…

Las personas con muchos complejos llegan a pensar que “si fuera más alta… su vida hubiera sido diferente incluso se habría sentido más feliz, porque llegaría a ser actriz, cantante etc. se idealiza ese anhelo imposible y no se hace nada para mejorar la realidad..

Esta blogger mide 1,50 m y es una de las más estilosas en mi opinión.

Las personas con muchos complejos muchas veces se excluyen de la sociedad, “como estoy un poco gorda no voy a la playa con las amigas porque todas son delgadas y me van a comparar”.

Estos sentimientos tienen una consecuencia: el sufrimiento interno de la persona, la inseguridad en una misma y pocas ganas de relacionarse en la sociedad.

 

¡Pon fin a los complejos! Soluciones para superarlos.

 

Aprende a ser imperfecta. La perfección no existe, estar bien contigo misma es permitir entender que no eres perfecta y que los demás tampoco.

Sal de tu zona de confort: Haz lo que siempre has querido hacer sin pensar en los demás y sé tu misma en cualquier situación. “No eres Beyonce pero ella tampoco es tu”.

Potencia tus fortalezas: Obsérvate de todos los ángulos, los demás te perciben en tu totalidad y no se detienen en un defecto, porque te ven de manera global. Cuando las personas te observan no solo ven tu físico, ven tu belleza interior, todo va unido, tu esencia con tu presencia.

Cultiva tu belleza interior: Hay personas que son amables, irradian felicidad, son alegres, simpáticas, nos cambian la opinión sobre la noción de la belleza.

Se sonriente y una persona alegre, hay personas que con su positivismo y el modo de ver la vida son el centro de atención de todas las reuniones y quedadas de amigas… es esa belleza que no se ve pero se siente, conviértete en una personas segura de ti misma y destierra los complejos.

No hay edad para la diversión

Ahora es el momento de trabajar el modo de verte por fuera, muchas son las que me preguntan cómo mejorar la imagen exterior. 

Mi consejo siempre es el mismo, para verte mejor debes seguir estos pasos:

  1. Saber los colores que te favorecen.
  2. Saber sacarle partido a tu cuerpo.
  3. Saber hacer looks acordes con tu esencia y estilo.
  4. Saber maquillarte y llevar un corte de cabello acorde a tu persona.
  5. Tener un armario con lo necesario y no lleno de “tengo todo pero no tengo nada que me vea bien”.

 

¿Qué tal si con la nueva vida empiezas a trabajar esa imagen interior e exterior? Aquí te dejo la información sobre todos mis servicios, si estás interesada contacta conmigo y empezaremos a trabajar esa imagen que deseas tener.

¡Un saludo y hasta pronto!

Aitziber.