¿Qué tal ha ido el verano? 

La verdad es que  para mi ha sido un verano raro… 

Hecho de menos entrar en las tiendas con tranquilidad, encontrar tiendas nuevas, ver escaparates sin mascarilla, callejear sin tensión de si hay mucha gente o no… pero este es el lado negativo del covid y de nuestra nueva realidad que va a hacer que sigamos viviendo de otra manera.

El lado positivo ha sido que he ido al monte, a montes que nunca hubiera pensado que podría llegar, he dormido delante de un Ibón a 2.500 metros de altura en una tienda de campaña viendo el amanecer y el atardecer, sin cobertura, con poca comida y con lo puesto…

He aprendido a valorar y hacer planes donde hay poca gente, fuera de aglomeraciones aunque añoro ir a algún concierto bailar y pasarlo bien.

Y me dirás: ¿esto a qué viene, si no  está relacionado con la imagen exterior? A continuación te contaré cómo está relacionado todo y cómo tenemos que trabajar lo interior para verlo reflejado en el exterior y ser feliz con tu imagen.


Tu imagen personal se compone de tres imágenes: 

 

  1. Tu imagen externa: cómo los demás te perciben.
  2. Tu imagen interna: cómo te percibes, esto puede ser real o puede estar condicionado por tu estado de ánimo o por tu autoestima.
  3. Tu imagen ideal: la imagen que sueñas y deseas tener, las ilusiones hay que tenerlas pero tienen que ser ilusiones que se puedan convertir en realidad. Por ejemplo si tu ilusión es ser más alta o más baja son ilusiones que no se pueden convertir en realidad, mejor enfocarte en ilusiones que puedes conseguirlos y te van a hacer sentir orgullosa de tu logro.

En mi opinión la imagen más importante es la interna, porque trabajando  tu imagen interna, puedes transformarte y ver tu imagen externa de otra manera y superar tus complejos, tus frustraciones y vivir más conectada con tu ser, siempre te digo que la imagen externa y la interna tienen que hablar el mismo idioma, cuando nos sentimos apáticos, sin ganas de nada, con prisas… nuestro look de fuera transmite ese sentimiento emocional.

Cuando nos sentimos felices, con ganas de aprender, de superarnos, de vivir la vida y ser conscientes de todo lo que tenemos… nuestro look es más alegre, con más ganas de exteriorizar nuestra personalidad y no estamos tan conectados con la sociedad de consumo.

Entonces me dirás ¿Cómo ser más feliz a través de mi imagen?

Aquí van los nuevos retos del nuevo curso:

Visualiza tu ilusión de cómo te gustaría sentirte y verte, cierra los ojos y sueña. Para lograr esa imagen deseada tienes que trabajar la imagen interior,  analiza lo que te impide no tener la imagen que deseas.

Anótalo en un papel:

  1. Falta de tiempo.
  2. Falta de ganas.
  3. Falta de conocimiento.
  4. Falta de prendas.
  5. Demasiadas prendas y desorganización.
  6. Miedo a ser criticada.
  7. El no querer llamar la atención pero tener ganas de cambiar.
  8. Falta de interés por tu imagen.
  9. Siempre te dejas para último momento para atender a los demás.
  10. Cansancio.

Haz la lista de los impedimentos y trabaja dos puntos… mejor pequeños cambios y poco a poco que todo a la vez en una semana y luego nada.

Por ejemplo, la falta de ganas o la apatía no se resuelve comprando otra chaqueta más. Esto lo conseguirás haciendo actividades para ti que te llenen por dentro, pequeños retos que te conectan con tu persona, pueden ser más simples o más complejos pero son tus pequeñas actividades, solo tuyas no van dirigidas ni para tus hijos ni tu pareja.

Tejer, coleccionar cromos, ir al monte, bañare en el mar, actividades al aire libre, ordenar tus fotos y hacer algún álbum de tus recuerdos de la vida… hacer picnic, Cosas que te llenan pero que no están relacionadas con la compra, nútrete de experiencias que te llenan como persona.

De esta manera tus pilas se cargan y coges fuerzas para trabajar tu imagen exterior, si, no te voy a mentir para mejorar tu imagen exterior  tienes que trabajar y necesitas estar con ganas y fuerzas, las varitas mágicas no existen.

Ahora haz una lista de las cosas que te gustaría mejorar en tu imagen exterior:

Un corte de pelo que me favorece y vaya con mi estilo.

2. Vestir con más estilo.

3. No comprar tanto. 4. Comprar prendas que me favorecen. 5. Hacer nuevas combinaciones.

6. No ser tan exigente con mi imagen. 7. Aceptarme como soy y mejorar lo que tengo.

8. Llevar algo llamativo pero que me gusta mucho.

9. No llamar la atención pero ir a gusto con mi imagen.

Esta lista también puede ser interminable,  haz la tuya y elige dos puntos para mejorar y trabaja en ello.

Si ves que no tienes conocimiento o que no aciertas en mejorar tu imagen exterior aquí estoy para ayudarte, ese es mi trabajo, tú me cuentas qué quieres mejorar y yo te ayudo a conseguirlo pero el trabajo y el logro es tuyo. 

No lo olvides, no hay otro tú, eres única, siéntete única.